Las particulares circunstancias de la historia medieval de España y Portugal, con la presencia del Islam sobre el solar hispánico desde 711 hasta final de la reconquista cristiana con la toma de Granada en 1492, dejaron una profunda huella en toda la península, en su arte y en su arquitectura. Durante ocho siglos la Península ibérica quedó dividida entre la Cristiandad y el Islam, dos culturas enfrentadas política y religiosamente., pero a pesar de este enfrentamiento los contactos y las influencias mutuas fueron frecuentes como lo prueben los numerosos ejemplos arquitectónicos que se conservan.
Si el arte es un documento plástico insustituible para el conocimiento del pasado, el mudéjar constituye la manifestación artística más genuina de la España cristiana medieval, la expresión del pensamiento plástico de una sociedad en la que convivieron cristianos, moros y judíos.Estas circunstancias sociales hicieron posible el nacimiento del arte mudéjar, pervivencia de la tradición artística musulmana en la España cristiana.
El arte mudéjar no corresponde, en sentido estricto, ni a la historia del arte musulmán ni a la del arte occidental cristiano ya que es un eslabón de enlace entre ambas ; es un fenómeno singular del la historia del arte español. El mudéjar es ante todo la expresión artística de la sociedad medieval española, una sociedad que fue el resultado del pragmatismo político y la tolerancia religiosa de la repoblación. Por este motivo debemos considerar al arte mudéjar como un arte perteneciente a ambas culturas, ni es estrictamente cristiano ni es estrictamente árabe, pues se nutre de ambas tradiciones culturales para crear una arte nuevo que materializa toda una manera de entender las relaciones sociales en un momento histórico determinado.
El primer factor que posibilitó el nacimiento del arte mudéjar fue la fascinación que la sociedad cristiana sitió ante las manifestaciones artísticas del Islam.No sólo se mudejarizó la población árabe sino también los monumentos. Por todo ello las formas artísticas de cada foco mudéjar regional no están sólo alimentadas por los precedentes locales islámicos, sino que se enriquecen constantemente en el devenir histórico con nuevos préstamos procedentes de al-Andalus así como de otros focos mudéjares.
Todo análisis actual de los elementos formales del arte mudéjar debe enfatizar dos extremos :
1.- Que la ornamentación no es un elemento secundario sino primordial del arte mudéjar ya que juega el mismo papel que en el arte islámico.
2.- Que el arte islámico ha aportado elementos estructurales decisivos a la formación y desarrollo del arte mudéjar.
En la consideración de la ornamentación mudéjar no hay que atender solamente a detectar los motivos formales de la tradición islámica, como son los elementos vegetales estilizados -el ataurique-, los elementos geométricos -los lazos y las estrellas- y los elementos epigráficos árabes -cúficos o nejíes-. Es tan importante como éstos los principios compositivos de la ornamentación islámica, tales como los ritmos repetitivos o el revestimiento total de las superficies.
Otro de los elementos estructurales de raigambre islámica, fundamental en el sistema de arquitectura mudéjar, son las armaduras de madera para cubierta, tanto las de par y nudillo como las de limas.
Por lo que se refiere a los elementos cristianos del arte mudéjar, con frecuencia sobrevalorados en la historiografía tradicional, se deben en primer lugar a que los comanditarios del arte mudéjar son en su mayoría cristianos y por lo mismo la función arquitectónica y la tipología subsiguiente son cristianas ; hay un predominio de la arquitectura religiosa cristiana en el arte mudéjar con las notables excepciones de las sinagogas y mezquitas mudéjares.
En este contexto histórico-artístico, el arte mudéjar dejó una gran cantidad de edificaciones y motivos decorativos, entre los que caben destacar los techos de madera. Los techos mudéjares se caracterizaban por la 'carpintería de lazo, que es una solución decorativa formada con agrupaciones de polígonos complejos que se cruzan y enlazan alternativamente. Esta artesanía era de tal complejidad que necesitaban elevados conocimientos geométricos y una gran precisión, con lo que los techos mudéjares eran muy valorados siendo abundantes en iglesias o en importantes palacios.
Fuente: wikipedia

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +